articulos

¿De qué están hechos los uniformes?

material ropa laboral

Materiales y telas de uso para ropa laboral

Una parte importante del desarrollo de una actividad es el uniforme que se utiliza.

No solo puede aportar protección al trabajador, sino que además, puede favorecer a su comodidad y aporta una buena imagen a la empresa.

Si sabemos de qué están hechos los uniformes, podremos elegir el tejido ideal en función del trabajo de nuestro personal.

Y esto es de importancia capital para aumentar la productividad de los trabajadores de una empresa.

Qué características deben tener los uniformes

Está comprobado que las prendas de uniforme influyen en la productividad y disposición de los trabajadores de una empresa.

Y para ello, deben de ajustarse a las tareas que se desempeñen en una actividad productiva.

Hay muchos tipos de ropa de trabajo, y cada uno de ellos debe tener las características necesarias para cumplir los requisitos antes mencionados. Y para realizar una buena elección de un uniforme laboral, deben tenerse en cuenta las siguientes características:

Calidad: Invertir en buenos textiles aumentará la longevidad de las prendas y además, serán menos fácilmente deteriorables.

Diseño: Los empleados son una extensión de la empresa.

Y su imagen es importante, ya que una buena estética favorece al reconocimiento de una marca.

Además, deben ser confortables e ir en consonancia con las actividades que desarrollan.

Practicidad: Deben ser quitados y puestos de forma fácil y rápida.

De esta forma, los empleados no perderán el tiempo necesario que podrían aprovechar para la realización de sus actividades profesionales.

Comodidad: La productividad es directamente proporcional al confort.

Y para ello, deben tener la holgura suficiente para que puedan realizar las tareas laborales de forma cómoda y eficiente.

Higiene: El textil de un uniforme debe ser elegido en función del tipo de trabajo que se desarrolle con él, esto contribuirá a aumentar la confianza y tranquilidad del trabajador.

Materiales y el tejido laboral más adecuado

En todas las cualidades anteriormente descritas, el tejido laboral de los uniformes tiene una especial relevancia.

Es fácil entender que un cocinero y un médico deben llevar diferentes tejidos, ya que en el primero es preciso que tenga condiciones ignífugas, mientras que en el otro, la característica principal es sus propiedades antibacterianas.

De acuerdo a todo esto, si queremos conocer de qué están hechos los uniformes y cuáles son los más adecuados, veamos algunos ejemplos:

Uniformes para sanitarios: Compuestos en su mayoría por tejidos de microfibra, algodón o poliéster, aunque últimamente se ha puesto de moda el sanitized, que mejora notablemente las propiedades antibacterianas y mantiene la frescura en la prenda durante más tiempo.

Uniformes en construcción: Se caracterizan por su resistencia y buena duración.

Para ello, se elaboran a partir de tela sarga, tejidos planos o prendas efectuadas con mallas.

Uniformes para cocineros: Se utilizan tejidos planos con hilos rectos y ligeramente ondulados.

Los más usados son la sarga, el satén o el popelín, que presentan condiciones de fácil limpieza y buena reacción ante el fuego.

Uniformes para fontaneros y mecánicos: Son los famosos monos que todos tenemos en mente.

Se elaboran a base de lino, algodón o materiales sintéticos que aporten una buena resistencia al uniforme.

Uniformes para trabajos exteriores: En este caso, la principal cualidad es la protección frente al clima.

Para ello, la microfibra aporta excelentes protecciones ante el frío.

Saber de qué están hechos los uniformes es esencial para dotar a nuestros trabajadores del equipo necesario para que puedan desarrollar su actividad de forma cómoda y eficaz.

Y es que, aparte de que influyen notablemente en la imagen estética de nuestra marca, su rendimiento y productividad puede verse afectada en caso de una mala elección.